Bípedo desagradecido (Memorias del Subsuelo de Dostoyevski)

Publicado: 20/02/2012 en Literatura y gastronomía

“La mejor definición del hombre es la siguiente: un bípedo desagradecido”

Así lo piensa un personaje literario que bien podría pasearse actualmente por cualquier ciudad del mundo. Sin embargo, pertenece a un funcionario frustrado, cínico y arrogante que vive en la Rusia de mitad del siglo XIX. Este personaje habla directamente a los lectores desde un sótano de la mano de Fiódor Mijáilovich Dostoyevski.

Cuando se nombra a Dostoyevski siempre se piensa en: Crimen y Castigo o en Los Hermanos Karamazov, dos grandes y voluminosas novelas. Pero, una de sus obras más ágiles y rápidas, y no menos profunda, es Memorias del subsuelo.

Dostoyevski escribe Memorias del Subsuelo en 1864. Es el monólogo de un personaje que se dirige irreverente a los lectores. Sus palabras desnudan a un ser cínico y arrogante que se queda en los paños menores de la cobardía.

El protagonista se pregunta

“¿de qué puede hablar un hombre honrado con la mayor satisfacción?”

Y la respuesta es, inevitablemente:

“de sí mismo”.

El escritor ruso habla en Memorias del Subsuelo de la superficialidad impuesta socialmente, diciendo:

“para la vida humana común y corriente, vasta y sobra con una conciencia ordinaria”.

Pensamientos modernos y reveladores en este relato corrosivo y sarcástico.

Otra de las cuestiones que revela Dostoyevski es la estupidez de la venganza, ya que, cualquiera que la alimente:

“durante 40 años seguirá recordando su ofensa y, además, al recordarla irá añadiendo detalles más bochornosos, agitándose y reconcomiéndose con ayuda de su imaginación y así, simplemente, sufrirá cien veces más, que su propia víctima”.

Aunque, a veces, parece que es la propia sociedad del siglo XXI la que se inspira en esta novela del XIX. Su frustrado protagonista siente cómo se muere miserablemente y dice:

“No he conseguido nada, ni siquiera ser un malvado; no he conseguido ser guapo, ni perverso; ni un canalla, ni un héroe…, ni siquiera un mísero insecto. Y ahora termino mi existencia en mi rincón, donde trato lamentablemente de consolarme (aunque sin éxito) diciéndome que un hombre inteligente no consigue nunca llegar a ser nada y que sólo el imbécil triunfa”.

Anuncios
comentarios
  1. Liacice dice:

    ¡Qué lucidez la de Dostovyeski!. ¡Qué grandes verdades!. ¡Y tan vigentes!. No lo he leído pero lo haré.

  2. […] fría nació Fiódor Mijáilovich Dostoyevski. Para recordarlo, de escorpión a escorpión y como bípeda agradecida, aquí está la dedicatoria que preside la novela El Chef ha […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s