Archivos de la categoría ‘Microrrelato y cuentos’

Captura de pantalla 2015-08-03 a las 14.10.36

El protagonista de El chef ha muerto, el investigador Ven Cabreira, se va hasta Vigo donde se le clava la espina de un nuevo caso: política, construcción y sexo. El trío invencible al que se suma gastronomía y mucho pescado del Mercado del Calvario ¡a disfrutarlo con un White Horse en la mano!

Puedes leerlo en pdf en la revista Distribución y Consumo

o aquí:

A los hombres no les gusta mancharse las manos

Yanet Acosta

Hacía mucho que Ven Cabreira sobrevivía. En España había trabajo de sobra, pero solo faltaba que alguien pagara. A los jóvenes los pueden ilusionar diciendo que es el principio y que pronto escalarán y empezarán a cobrar. Pero a los viejos, ya no hay quien les mienta. Tras cinco décadas de existencia, que pesan como si fueran 50, el futuro quedó atrás.

Y en eso estaba, cuando reaparecióCelso. Fue solo un mensaje escrito en un papel acompañado de un billete de tren de Madrid a Vigo, que ponía: “Ven, Ven. Elsius”.

“Elsius”fue uno de los nombres que usó Celso en varias operaciones del CESID, el Centro Superior de Información de la Defensa, al que ahora llaman CNI, Centro Nacional de Inteligencia. Pero se conocieron antes, cuando entraron en la Organización Contrasubversiva Nacional para infiltrarse como estudiantes universitarios, aunque apestaran a barraca militar.

En los 90  los “jubilaron”del CESID a los dos. Ven tras tantos años de vida castrense no supo hacer otra cosa que lo mismo y siguiótrabajando para El Jeta, pero como detective privado. Celso, sin embargo, se lo montómejor en la vida civil, porque se convirtióen promotor de viviendas, como tantos otros españoles que tenían algo ahorrado y querían prosperar. El boom inmobiliario les dio la razón y a muchos les acompañóla suerte de vender muchas promociones antes de que explotara la burbuja. Celso fue uno de ellos y ahora era un tío con pasta, de los que van por la ciudad quejándose de lo mal que estála economía y el dinero que están perdiendo, es decir, dejando de ganar, mientras dan al claxon de su Porsche todoterreno.

Y asífue cómo lo vio al llegar a la estación de Vigo, en un Cayenne gris. Ven se acercódeseando saber quése siente sobre la tapicería de un coche de 80.000 euros después de un viaje infernal en butaca de plástico de un tren nocturno sin bar después de la once y media de la noche. Sin embargo, lo único que experimentófue el rugido del motor cuando Celso aceleróviolentamente para continuar su marcha a la vez que tiraba por la ventanilla una cajetilla de tabaco vacía.

Ven se mordióel bigote con los incisivos inferiores mientras se tragaba el insulto y con la habilidad de un vagabundo experimentado recogióla cajetilla del suelo. En su interior, una dirección escrita a mano. El cabrón no dejóni un cigarrillo, pensóVen.

Despuntaba la mañana entre piedras húmedas y un chipichipi insistente que nunca llegaba a madurar se le empezaba a calar en los huesos y a pegársele en los zapatos de suela de plástico. El mar a la derecha, gris. A la izquierda, una empinada cuesta gris abarrotada de edificios grises. Ven resoplaba cuando en una vuelta del destino resbalóen la acera mohosa. Las costillas se removieron entre sus kilos de más y de su boca solo salió:

—Me cago en tu puta madre.

Ven se incorporócomo pudo y alzóla vista para buscar El Corte Inglés, que es como la rosa de los vientos para cualquier ciudad de provincias. Según la indicación de la cajetilla de tabaco en la misma calle estaba el piso en el que se tenían que encontrar.

A Ven la cantidad adecuada de whisky lo deja en punto muerto y ya lo estaba necesitando para sentir que comenzaba de nuevo la mañana, pero todo estaba cerrado y el dolor de costillas no iba a poder olvidarlo tan pronto. Se arrastróhasta tocar al portero de un lujoso edificio de la calle Venezuela de solo dos pisos por planta. En la intimidad de un apartamento que olía a cerrado desde hacía mucho, Celso le recibiócon los brazos abiertos, pero solo hablótras el golpe de la puerta al cerrar.

—¡Quéalegría verte!

Ven se dejóabrazar con una mueca, hasta que se le cayeron unas cuantas palabras:

—Antes no te alegraste tanto.

—Coño, Ven, entiéndelo. Aquíme conoce todo el mundo. Y bastante hago con traerte a este piso. Es de mi cuñado. Hace unos años que vive fuera y yo se lo cuido. Se me ocurrióque podía alojarte aquíantes que estar gastando en un hotel.

—Ya. Tampoco gastaste mucho en el billete del tren.

—En tercera no se levantan sospechas.

—Eso valía en otra época, cuando trabajábamos para el Estado y no teníamos lumbago.

Ven entróa la cocina y abrióel frigorífico. De él salía un cierto tufo a pasado, pero estaba repleto de cosas. Recorriólas dos habitaciones y abrióel armario de una de ellas. Había mucha ropa de hombre con dinero, de los que pagan por marcas “exclusivas”hechas en China. Hizo una medición a ojo y cogióun pantalón. El suyo ya no aguantaba un lamparón más.

—Es de mi cuñado.

Ven continuóbuscando en el armario. Encontróvarios pares de zapatos y se puso los impermeables de suela de goma. No tenía ganas de volver a caerse. Cuando se miróal espejo, se puso las manos en los bolsillos como si fuera un modelo. Hizo un par de muecas mientras su mano derecha descifraba el tacto de una caja plana de cerillas en el bolsillo. Luego lanzóuna mirada a Celso pensando que o su cuñado era idéntico a él o es que le estaba mintiendo y era un piso franco que su amigo usaba con frecuencia.

—Cuéntame para quéme quieres aquí.

—Estoy jodido, Ven. Alguien ha asesinado al teniente de alcalde y yo soy probablemente el último que lo vio con vida. Quizás me detengan en unas horas, pero yo no he hecho nada, joder. Soy un buen tío que ha traído cosas buenas a la ciudad.

Ven exhalócon tranquilidad dentro de su nuevo pantalón intentando mover lo menos posible las doloridas costillas. Los zapatos le quedaban un poco estrechos, pero eran agradables, nada que ver con los de plástico que traía él. Ahora solo le faltaba su White Horse, asíque volvióal salón en su busca.

—Ven, escúchame.

—Sí, ibas a decir todo lo bueno que habías hecho.

—En la última urbanización que construícoloquéa cientos de familias a un precio asequible para la época que era.

A Ven siempre le sorprendióesa sensación de benefactor que tenían los constructores en España, la misma que los empresarios que hacen contratos basura y a los que sus empleados deben adorar como dioses.

— ¿Y quién crees que pudo matar al teniente de alcalde?

— Ni idea, Ven. Solo séque puedo acabar en la cárcel. ¿Quévoy a decirle a mis nietos?

Celso se echóa llorar y Ven se quedódesconcertado ante la reacción. Parecía un hombre derrotado por el miedo de tener demasiado dinero.

Ven abrióla puerta del armario bar de los 70 y encontrólo que buscaba. Su White Horse. Se sirviósolo un dedo de whisky en un vaso opaco por el polvo. El reloj daba las 9 de la mañana.

—Celso, túno tienes nietos. Que yo recuerde tienes solo un hijo y es gay. ¿Ha adoptado?

—Ven, eres un cabrón.

—¿Cómo le va? ¿Le has vuelto a hablar?

—En mi casa no entran maricones y lo sabes. Asíque déjalo ya y hablemos de lo importante.

Para tipos como Celso, los años pesan de más porque cada día tienen que defender una idea antigua que ya no les interesa, pero alguien les dijo que ni las ideas ni la forma de ser pueden cambiar en un “hombre honesto”.

—Bien, pues cuéntame.

Celso bajóla cabeza y no la levantóhasta terminar de contar la única mala inversión que había hecho: La Panificadora. Era una antigua industria, miles de metros en el centro de la ciudad que se podrían convertir en cientos de viviendas. Solo había un problema, el ayuntamiento tenía que autorizarlo. Celso moviósus hilos, pero al alcalde le gustaba más convertirlo en biblioteca. Una gilipollez en estos tiempos que no se lee. Asíque a Celso se le ocurrióuna estrategia: convertirlo en un lugar peligroso. Por dos duros metiódentro un grupo de okupas que pasaban el rato y montaban fiestas. Tuvieron un incendio y el alcalde se puso nervioso. El teniente de alcalde lo vio con claridad, había que dejar construir. Sólo quería un “colchón”por llevar la propuesta al alcalde y convencerlo. Después de conseguir el dinero, ya solo faltaba dejarlo actuar, pero alguien lo matóantes. Su cuerpo aparecióen La Panificadora acuchillado.

—Bueno, alguna coartada tendrás.

—Esa noche cenécon él. Le llevéuna bolsa con dinero y fui el último que lo vio.

—Y el dinero, ¿ha aparecido?

Celso movióla cabeza.

—Pero estoy cogido por los huevos. No puedo decir que el móvil fue un robo porque cómo justifico yo el chantaje. Y además tengo otro problema.

—¿Otro más?

—Sí, la pasta me la prestóel ruso. Yo se la iba a devolver crecida, pero ahora no sécómo voy a hacerlo. Hay que buscar el dinero.

Ven tragóotro dedo de whisky.

—¿Pero cuánto era? ¿No te da con el coche?

Celso empezóa lloriquear.

—Mi coche es lo primero que voy a perder. Hoy tengo que dárselo. Pero quiere más, porque le prometíbeneficios. Tienes que buscar al que matóal teniente de alcalde, porque seguro que fue el que se quedócon la pasta.

La cosa no era fácil porque ¿a quién no le apetecería matar a un politicucho y acusar a un empresario de ello y encima quedarse con un buen fajo? Seguro que habían miles de sospechosos en toda la ciudad.

—Harélo que pueda.

Celso asintióy le pasóun sobre.

—Tu adelanto. Prefiero gastar lo poco líquido que me queda contigo.

Ven lo guardóen el bolsillo interior de la chaqueta mientras escuchaba:

—Si pillas mañana al criminal, te doy el doble de lo que tienes ahí.

El detective se removióen el asiento antes de levantarse intentando simular que su esqueleto le respondía con la misma exactitud de años atrás y que el dolor de las costillas ya no existía. Pero el bufido delataba no solo su problema físico sino su repugnancia hacia frases estúpidas como la que acababa de escuchar.

—Por cierto, toma las llaves y hazte cargo de que prefiero que no nos vean juntos. Quiero acabar ya con esta pesadilla.

Ven ni se despidióni miróhacia atrás cuando saliópor la puerta del piso. Él también iba a acabar pronto. Los casos que no se desvelan en el momento en el que se cometen, se enquistan y se pervierten en la memoria.

Bajóa la calle sabiendo que lo primero, como siempre, es visitar la escena del crimen. La Panificadora es una mole que desde cualquier punto de la ciudad se distingue perfectamente, asíque giróy bajóuna calle. Al volver a girar, entróen el primer bar que vio y pidióun cafécon un chorrito de whisky y una tapa cualquiera.

Lo que más le gustaba del bar era quien atendía, un tipo con tan pocas palabras como él. Esos son los bares que siempre añora en Madrid, donde, por el contrario, el camarero no para de hablar como si fuera parte de su trabajo.

Mientras chupaba a sorbitos el café, el del bar se fue a la cocina. Ven aprovechópara abrir el sobre y contar el dinero. Le parecióque faltaban algunos billetes para redondear la cifra. El tipo del bar volviócon una tapa de patatas con calamar.

Ven engullóla tapa sin decir nada ni sentir nada. Seguía sin tener sentido del gusto. Asíque con que estuviera caliente ya le valía, pese a que el aspecto era el de estar hecho hacía varios días. Apartóla vista del plato para llevarla al Faro de Vigo, que aunque también estaba pasado (era del día anterior), le valía de sobra. La mitad estaba dedicada al caso que a él también le ocupaba. El periódico incriminaba a los okupas y no decía ni media palabra de Celso. Leyó con calma la biografía del muerto. Insulsa, como la tapa de patatas con calamares. Antes de ser político trabajaba en un banco.

Ven pagóy se marchósin gastar ni una sola palabra en todo el proceso. De camino encontróun supermercado, donde compróuna botella de White Horse sin hablar con la cajera.

La mole de La Panificadora ocupaba varias calles. La puerta principal estaba cerrada y un precinto de la policía la rodeaba. Al mirar la cinta de plástico con la impresión de “Policía”le vino a la cabeza cuánto tiempo estaría allí, olvidada o cuánto tiempo pasaría hasta que se la llevara alguien. Ven empujóla puerta y parte del precinto se vino abajo. Desde el otro lado escuchóla voz temblorosa de  alguien.

¿Quién anda ahí?

Ven Cabreira, detective privado.

Non podo abri-la porta.

Voy por detrás…

¿Pra qué?

Ven se lo pensó. Si le decía que quería ver el edificio le diría que no, así que miró la botella que acababa de comprar y dijo lo primero que se le ocurrió:

Para tomar un whisky.

Pois se non queda outra…

Ven rodeó el amplio perímetro del muro que rodeaba el imponente edificio de hormigón que ocupa un área de 7.000 metros cuadrados. Se comenzó a construir en los años 20 y se amplió en sucesivos años hasta que la cerraron en 1980 con una suspensión de pagos y un lío de sociedades que se hicieron propietarias del suculento espacio que ocupaba hasta que Celso se quedó con todo el pastel, que por cierto, estaba envenenado.

Después de rodear toda la calle Falperra y dejar atrás los abandonados locales comerciales, Ven subióuna cuesta. Casi al otro lado, encontróla puerta, medio camuflada entre edificios abandonados y un bosque de hiedra. Ven silbóy la puerta se abrió. Al otro lado un hombre con la cara arrasada por el mar, el sol y el tiempo, de párpados tan caídos como sus pantalones. Ven le tendióla mano y se volvióa presentar.

—Yo soy Lobo y conste que le dejo entrar porque me parece buena persona.

—Usted también lo parece. ¿Lleva mucho aquí?

—Desde esta mañana. Me pidieron vigilar todo esto, por si acaso. Y aquíestoy.

—Me refiero viviendo por aquí.

—Ah, sí. Yo soy del barrio y conozco esto desde que lo hicieron. Era una gran industria, sí. La primera automática y la primera en hacer panes individuales, los japoneses.

Ven sacóla botella y el hombre se perdiópor una calle empedrada. Al rato volviócon un vaso. Lo llenaron dos veces. Un trago para cada uno, en silencio. Y Lobo empezóa hablar.

—Esto antes era outra cosa. ¿Sabe usted? Los niños venían a jugar aquí, entraban por esta misma puerta. Era una industria importante. Hacían el pan del ejército. A mí me gustaba ver la silla que se movía entre un lugar y otro para controlar la producción. Aún quedan algunas cosas.

Ven volvióa rellenar los vasos en silencio y cada uno tomósu trago.

—Es una pena que se quedara abandonado. Era una buena industria, síseñor. Y bonita, que daba gusto pasear por ella.

—Es impresionante solo por fuera.

—Pues por dentro ni le cuento, lo que pasa es que el abandono se la estácomiendo. ¿Quiere verla?

Primero vieron los silos desde abajo y después pasaron a una nave medio inundada en la que aún se podían ver restos de la maquinaria. Más tarde salieron a la calle empedrada de nuevo y bajo las cerchas de lo que antes fue un pasadizo cubierto imaginóa esos niños de otra época. Asíllegaron hasta el módulo en el que se había producido el incendio y donde solo hacía unas horas habían hallado el cadáver del teniente de alcalde. En los aledaños aún se conservaban intactas algunas de las pertenencias de los okupas, como un billar. También quedaban rastros de lo que había sido una improvisada lareira para cocinar. Desperdicios, botellas de cristal y bolsas de plástico. Una violeta llamó su atención. Era de un material distinto, de rafia. Era una de esas que se venden ahora en las tiendas para reutilizar. Unas letras serigrafiadas se podían descifrar fácilmente: “Mercado del Calvario”.

Ven se quedópensando en cómo había llegado esa bolsa hasta allí. Estaba claro que alguien la había introducido y que no hacía mucho por lo nueva que estaba.

—Y ya ve, es una pena. Todo esto aquípudriéndose. Y ahora esto de la muerte.

Después de otro paseo y de varios tragos más de whisky, Ven se despidióde Lobo como si fueran viejos amigos y le dejólo que quedaba de White Horse.

Ata outra, amigo.

El detective saliósiguiendo la calle hacia arriba, internándose en lo que quedaba del barrio de Falperra. En el lado que le quedaba por ver, descubrióque algunas de las viviendas de antiguos trabajadores aún seguían ocupadas pese a su estado ruinoso. En una de las calles, un coche alojaba a un par de chicos de 16 años que se metían algo por la nariz. Escuchaban a todo volumen a Camarón y reían a carcajada. Desde lejos le parecióver otra bolsa violeta de rafia igual que la anterior. Decidióno llamar su atención y dio media vuelta en dirección al puerto.

A medida que se alejaba de Falperra encontraba otra cara de la ciudad que estaba, por cierto, de espaldas al mar. En la Plaza de la Constitución se tomóun vino blanco como el que se toma un vaso de agua refrescante. Siguiópor la calle de los cestos y volvióa subir. Intentaba entender el contraste entre la honestidad y la humildad de los edificios sencillos de piedra habitados por gentes sencillas y los edificios que ocupaban algunas de las principales calles míticas de la ciudad. Quizás estuviera en los catalanes, quienes vinieron a la ciudad al socaire del puerto para desarrollar la industria y dejar la impronta burguesa. Lejos quedaron ya los ochenta y la movida musical de jóvenes rebeldes. Ahora gran parte de ellos visten de Armani y Adolfo Domínguez y trabajan en la banca y en la administración pública. Excepto los punkies de La Panificadora, de los que Ven no ha visto ni rastro.

Entre paseos y pensamientos, se encontrócon uno de esos lugares que sabía que le iban a gustar. Los que guardan el sabor y el olor de los años y que Ven imaginaba porque oler, lo que se dice oler, hacía mucho que no podía.

En Casa Eligio se pidióotro vino y algo de comer. Un hombre de pocas palabras con el que entenderse a la perfección. Al rato, le sacóun plato humeante de un guiso de lomo de cerdo llamado raxo y en ese momento le jodió no poder saborearlo. Lo engulló con otro vaso de vino mientras escuchaba a otros paisanos comentar en la barra el crimen del teniente de alcalde.

—Él no era cosa buena.

—Dicen que se había encargado de dejar a todo el mundo en la calle en el banco. Y claro, al final salióél, con la diferencia de que se pudo colocar rapidito en el Ayuntamiento.

Home, putadas habrá hecho y se las habrán devuelto. Pero tampoco era para dejarlo fileteado como sardina para empanada.

Ven pidiómás pan para mojar la salsa y otro vino para pasarlo. Pagóy se marchó. En la primera parada de taxis que encontrótomóuno y pidióque le llevaran al Mercado del Calvario. Era una intuición, pero en eso se basaba su trabajo. El olfato que le faltaba para la comida siempre lo tuvo para resolver casos: las bolsas de rafia no las regalan y los okupas no suelen comprarlas y menos los drogatas.

—Vamos para allá. ¿Estáde vacaciones por aquí? O Calvario era una zona obrera de la parroquia de Lavadores, pero ahora es outra cosa. Tiene su calle peatonal y tiendas. Ah y si tiene que comprar medicamentos, allítiene la farmacia más barata de España.

Ven movía el bigote y miraba por la ventana, pero el taxista no dejaba de hablar, asíque le soltó:

—¿Usted no es gallego?

—Claro que sí. De Xinzo, donde as patacas.

—Ah.

—¿Por quélo dice?

—Es usted muy hablador…

El taxista sonriótriunfante.

— ¿Y usted de dónde es?

Ven se lo pensóun rato, hacía tiempo que no hacía memoria de su pasado.

—Mi padre era gallego, mi madre asturiana, pero nacíen Canarias y de ellos ya casi ni me acuerdo. Llevo toda la vida en Madrid.

—¿Canario? ¡Quién lo diría! Aquíse puede bajar. Un poco más adelante llega al mercado.

Ven pagócon la sensación de haber despertado de una pesadilla y el dolor de la costilla al salir del taxi rematóla carrera.

La planta del mercado ya no recordaba al pasado en el que fue construido, esos gloriosos años 20. Las remodelaciones habían hecho de él algo más estándar, pero a Ven le gustóla entrada. En el pasillo central de la construcción se sucedían una tras otra varias pescaderías, todas surtidas de lo mejor y atendidas todas ellas por mujeres. Ven paseódeteniendo los ojos en un plano rodaballo cuya piel parecía de la misma dureza que la de una serpiente.

—Este estámuy bueno para la plancha, señor.

Ven señalóa un trío de peces con aspecto húmedo y ojos llorosos.

—Esos son gallos, señor.

Con la panza arriba y el hígado fuera estaban cuatro rapes de los que Ven desviólos ojos. Miróa su alrededor y se dio cuenta de que ningún establecimiento tenía cartel, pero en el que se había detenido lucía una bolsa de rafia serigrafiada de color violeta en la que se leía: Dolores M. Mercado del Calvario.

—¿Usted es Dolores?

—Jajaja, no, señor, esa era mi madre. Pero el negocio va de madres a hijas. Por lo menos hasta ahora. Fíjese usted que yo penséque ya nadie querría seguir en el mío, pero mi hija con la crisis ha tenido que volver al oficio de su madre.

Ven paseóla vista buscando a la chica y se quedócon su rostro grabado centímetro a centímetro en su mente, también de los rizos que se le escapaban del sombrero y que prometían desencadenar una melena seductora que quizás acariciara un ansiado canalillo pecoso. La pescadera continuó:

—Es una chica muy brillante.

—Caramba, ¿y no encontrótrabajo?

—Tenía un buen puesto en un banco, pero la despidieron.

—Vaya, quépena. ¿Trabajaba en el banco del que luego fue teniente de alcalde?

—Sí, señor. Él mismo la despidiócomo a muchos otros. Y mira cómo ha acabado, rebanado por los hippies esos de La Panificadora.

—Sí, eso dice el periódico. Por cierto, ¿y cómo es que son todas mujeres en todas las plazas de pescado?

La pescadera rió, subiólos hombros y contestósin mucha convicción:

—Seráporque a los hombres no les gusta mancharse las manos.

Ven se decidiópor el rodaballo. La señora se lo fileteócon decisión. Y aunque Ven soñaba con ver las manos de esa señora pegándose con la piel del rodaballo, ella resuelta le explicóque no hacía falta quitarla si iba a ir a la plancha. Ven siguiópreguntándole por recetas y pescados, hasta que ya se decidióa marcharse. Cuando se alejaba con su rodaballo, la mujer lo llamó:

—Oiga, venga. Quiero hacerle un regalo —y le tendióuna de sus bolsas de rafia—. Asívuelve si le gusta. Son para nuestros clientes especiales.

Ven sonrióaceptando la coquetería aunque con los ojos de la mente puestos más en la hija que en la madre.

Al salir a la calle se dejóllevar por la pendiente. Calculaba que su piso estaría más abajo. Pero irremediablemente empezóa dar alguna vuelta sobre símismo. Cansado paróen un bar y se pidióuna Estrella Galicia bien fría. En una de sus paredes colgaba un cartel de un Festival de Música que comenzaba esa misma noche. Los parroquianos del bar hablaban de los grupos que a Ven no le sonaban para nada. Solo escuchómúsica cuando enamoraba con Lupe y se dedicaban canciones por la radio. Después de que ella murió, nunca volvióa sentir interés en ir ni siquiera a un concierto. Pero el de esta noche no se lo iba a perder, porque seguro que los okupas de La Panificadora tampoco.

Después de dejar al rodaballo en la nevera del piso-refugio que le había dejado Celso, se decidióa ir al Festival. Empezóa dar vueltas sobre símismo buscando una parada, pero después de fracasar vio un taxi al que levantóla mano. En unos segundos llegómanso a sus pies. Cuando abrióla puerta reconocióal instante a quien le había llevado hasta El Calvario.

Home, cómo le va. ¿Compró bien en el mercado? Seguro que sí, yo soy muy de ir al Froiz, pero el pescado lo compro siempre en la plaza, claro que a mí me pilla más cerca…Por cierto, ¿adónde va?

—Al Festival de Música que se hace en la playa.

—Ah, sí. No se pierde usted una, oiga. Pues para allávamos, aunque dicen que si llueve se tiene que anular.

De pronto Ven se dio cuenta de que no sabía cómo identificar a los okupas excepto si llevaban cresta, algo que podría ser un error porque empezaba a verse con asiduidad entre profesiones liberales como la de diseñadores gráficos, pintores, directores de cine y cocineros. Asíque se lanzóa pedir ayuda:

—Le voy a ser sincero, voy en busca de unos okupas que son sospechosos de asesinar al teniente de alcalde.

—¡Carallo!¿Es usted policía?

—No, detective privado.

—¡Carallo! Mi mujer no se lo va a creer cuando le diga que he visto a un detective privado. Solo salen en las películas.

—¿Cree que los encontrarépor allí?

—Pues que quiere que le diga, nunca los vi. Son mala gente y la entrada para el festival no es una carallada, por lo menos los 30 euros cuesta. Además, van estrellas Michelin a cocinar y todo.

Ven Cabreira se removióen el asiento, sintiendo de nuevo el dolor de la costilla. El taxista se dirigióa la entrada del Festival y las pintas no eran las esperadas. Nada de crestas ni de pinchos. Las primeras gotas empezaban a caer y el taxista le animóa esperar en otro lugar.

—Mire, como no se sabe si va a llover o no, quéle parece si esperamos en otro lugar cerca. Yo ya me iba para casa y eso de acompañar a un detective. Bueno, además, podemos tomar unas xouvas de San Juan, en fin. Que esos 30 euros pueden emplearse en outra cousa, digo yo.

A Ven le pareciómuy buena idea y según llegaban al nuevo destino del cielo cayeron relámpagos sin tregua y después una lluvia torrencial, por la que el taxista se disculpó.

—Pues ya lo siento, que para una vez que viene usted a Galicia a investigar.

Bajo una carpa, un grupo de mesas corridas albergaba a la gente del pueblo, ni indies ni propietarios de chalets en la costa, solo gente que vivía allíde siempre y que comía empanada, churrasco y xouvas para festejar la virgen del Carmen. Ven se fue directo a la botella del vino y su nuevo compañero a las xouvas. Se sentaron con el resto y empezaron a comer. Al poco rato comenzó a tocar la orquesta que animaba la fiesta. Afuera seguía lloviendo a raudales. De pronto la carpa se abrió para dejar pasar a un grupo con perro y rastas. Entre ellos, la chica del mercado con sus rizos, ahora sí, sueltos sobre los hombros, aunque empapados por la lluvia.

Los  chavales empezaron a bailar divertidos. Pasaron las horas, los bailes y los vinos. Y la chica saliócon sus amigos de la carpa. Ven, detrás. A distancia la vio separarse del grupo. Unos iban por el camino de la playa. Ella hacia la carretera. Allíse metióen un Porsche todoterreno gris que arrancóelegantemente poniéndose de una a mil revoluciones sin sobresalto para deslizarse por la carretera en dirección a Bayona.

Ven volvióa la carpa a por su taxista.

—Nos vamos. Lléveme a la T4.

—¿Al aeropuerto?

—A la otra terminal, ya me entiende —dijo Ven enseñándole la caja plana de cerillas que había encontrado en el pantalón del cuñado.

En 15 minutos estaban allí. En el párking pocos coches, entre ellos uno alquilado y entre los clientes de la barra del bar, el amigo Celso dejándose mimar por una azafata.

—Hola, Celso.

—¿Cómo me has encontrado?

—Demasiado predecible. Vengo a por mi pasta y a salvarte la vida. Deja de hacer tratos con el ruso si no quieres acabar fileteado como el politicucho.

—¿Ha sido él?

—¿Tiene ahora tu coche y mejor gusto para las mujeres que tú?

—La madre que lo parió.

—Mañana mismo cede La Panificadora al ayuntamiento para que lo conviertan en una obra social donde reinsertar chavales como los que se quedaron con la pasta del muerto. No irán a por ti, porque túle dirás al ruso que si hace algún juego, envías directo a su chica al trullo, la punkie del mercado del Calvario.

—¿Carmiña? ¿Pero quédices? A ella fue a la que paguépara que metiera a los okupas.

—Pues eso. Te la jugaron bien. Tienes motivos para meterla en el trullo, era una okupa y además resentida con el teniente de alcalde porque la echócuando trabajaba con él. Si todo sigue su curso, culparán a unos yonkies de Falperra, que ahora tienen parte de la pasta del muerto. Y ahora dame mi pasta que me piro de aquí. La humedad me estámatando.

—La madre que te parió, Ven. ¿Estás seguro de todo eso?

—El dinero se lo diste en dos bolsas de la pescadería de la chavala en El Mercado del Calvario, ¿verdad?

—Sí, es mi pescadería. Allíla conocía ella antes de encargarle el trabajito de los okupas.

—Pues tu ex-pescadera se pasea en tu ex-coche con tu ex-amigo ruso. Cambia de juego por primera vez en tu vida. Les desconcertará y te dejarán no solo en paz sino que incluso puede que ganes el aprecio de ser un “hombre bueno que hace cosas buenas por el pueblo”.

—Coño, qué buena idea, Ven. Así a lo mejor me puedo hasta presentar a alcalde.

Ven movió el bigote por no contestar y acompañóa Celso al párking. Del fondo de la guantera del coche alquilado sacóun fajo. Contólos billetes y quitótres diciendo:

—Aquítienes lo tuyo. Solo te descuento el pantalón y los zapatos de mi cuñado porque veo que no se los vas a devolver.

—No cambias, gallego.

—¿Te llevo a algún lado?

—Ni de coña, Celso, que me descuentas la gasolina. Tengo un taxi esperándome.

Ven volvióa su taxi, le dio 100 euros y en unos cuantos minutos ya estaba en el apartamento de la novena planta. Allíhizo el rodaballo a la plancha y se lo comiómasticando cada pensamiento.

Con las primeras luces rosáceas del alba, Ven se bañó, se afeitóy se buscólo mejor que le quedaba del armario del supuesto cuñado de Celso. Cogióla bolsa de rafia y volvióal mercado.

La heredera de Dolores M. limpiaba sardinas. Con delicadeza quitaba las espinas y las tripas y las abría como un librito en dos.

—Buenos días, señor. Me alegro de verlo de vuelta. ¿Quiere unas sardinas para hacer empanada?

Ven carraspeó.

—¿Y la niña?

Ella miróa un lado y a otro.

—No está. Le he dado unos días libres.

Ven se quedóinmóvil mirando cómo la mujer le mostraba a modo de amenaza la punta fría del cuchillo por encima del cuerpo semirrígido de la sardina.

—Ha hecho bien la niña en marcharse, pena que haya sido con el ruso.

La mujer empuñócon más fuerza el cuchillo. Ven no quitaba los ojos de sus manos. Estaban arañadas y enrojecidas, como si hubieran luchado con un besugo de 70 kilos.

—¿El ruso? Solo es un buen cliente.

Después de un incómodo silencio en el que ambos se entendieron, Ven dio media vuelta y solo reaccionóal escuchar:

—¿Va a decir algo?

Ven al girar vio se fijóen sus ojos enrojecidos y el temblor del miedo del labio inferior.

—Sí, que el rodaballo estaba cojonudo.

El tren de Madrid a Vigo era como una muerte lenta aunque se fuera en primera, asíque Ven se dirigióadonde mejor se puede pasar el rato, al bar. No se le iba de la cabeza aquella frase que tenía grabada a fuego desde que se la dijo su propia madre: “¡Quéno haráuna madre por sus hijos!”.

—Me pone un White Horse.

—No tengo, pero hay otra marca –mascullóel tipo vestido con el uniforme azul de Renfe mostrándole una minúscula botellita de color verde.

—Una cerveza entonces—pidióVen.

El barman tiróde la anilla de un minúsculo bote de cerveza y le sirvióun dedo de líquido con cuatro o cinco de espuma en un vaso de plástico.

—Son dos euros.

—Joder, como para emborracharse en el tren.

El camarero salióde su apatía para mirar a Ven y sonreírle.

—Y que lo diga, amigo.

—Serápor eso que por aquíparan poco los viajeros—dijo Ven mirando el desolado vagón.

—No crea. Estuve trabajando en el bar del AVE a Sevilla con los mismos precios y aquello era un no parar. Los pasajeros siempre se ven en el bar y se toman sus copas y se echan sus risas. Pero es que son del sur, y son muy distintos. Yo creo que es porque comen con más sal, las frituras y todo eso, ¿sabe usted?

—Usted no seráde Xinzo, ¿verdad?

—¡Claro que sí! ¡Donde as patacas! ¿Cómo lo sabe?

Ven terminóde servirse la cerveza medio caliente en el vaso de plástico y volvióa echar un vistazo. Dos clientes tristes se acercaron a pedir caféy té. A su lado se acodóuna chica. Un piercing en la nariz, otro en la lengua y una cascada de pelo rizado. Pidióun gin tonic y pagólos 5 euros sin rechistar con uno de los billetes de cien que sacódel bolsillo. Sonrióy dio el primer trago sin ni siquiera fijarse que a su lado estaba Ven Cabreira.

Anuncios

dominó Cuento de mercado de Yanet Acosta

Los mercados me inspiran relatos y este es uno de ellos: Dominó. Se me ocurrió al pasar por un bello puesto en el mercado de La Llibertat en Barcelona y aquí está el comienzo:

Cada uno tiene su refugio y el de Laura estaba en el punto en el que el expositor de una pescadería se convertía en una barra de bar en el mercado de la Llibertat. Al borde de los 40, tenía la certeza de que su vida de éxito sólo estaba empañada por la ausencia del que siempre elige mal. Cuando estudiaba la carrera de Derecho, parecía que todo vendría rodado: despedida de soltera con sus amigas de la Universidad, boda con su novio de la adolescencia, trabajo fijo, carrera brillante, hijos, coche de alta gama, piso y casa en la playa y en la montaña. La vida de la hija de un arquitecto y una diseñadora, de la nieta de un botiger que sufrió la Guerra Civil española y que en lugar de huir a Francia, se quedó en la prisión de una vida bajo la dictadura franquista. Un hombre que centró su lucha en la espera silenciosa mientras vendía relojes con los que contaba el tiempo que faltaba para poder abrir la botella de Dom Perignon y escuchar “Ya soc aquí” del President legítimo de la Generalitat. Y Tarradellas volvió del exilio 13.870 días después, con sus 332.880 horas y sus 19.972.800 segundos.

Para Laura el tiempo también pasaba con sus horas, minutos y segundos, pero …

Puedes leerlo completo aquí.

 

 

 

Este verano en Tinta de Calamar de la Cadena Ser han apostado por la literatura gastronómica. Para mí ha sido un placer aportar ficción a la gastronomía, pues a veces es más esclarecedora que la propia realidad. Aquí está en forma de microrrelato esta utopía gastronómica: Celanova 2020

Celanova 2020 Microrrelato gastronómico

Los primeros rayos de sol aparecen por el Este entre los castaños y atraviesan la ventana del dormitorio. Su energía comienza a calentar las placas que alimentarán el fuego y despertarán el andarín titilar de la luz.
Desde la ventana se ven los brotes de la higuera, los verdes frutos que en un mes madurarán como higos. Las uvas empiezan a aparecer menudas en racimos sobre las hojas de la vid. En el huerto, las vainas de las judías despuntan de su planta trepadora. Todo se prepara para el fin del verano. También María. Esta noche da su última clase a los niños de la aldea. Les preparará un rico plato de pasta y un refresco para festejar. Hierba Luisa y zarzamora infusionada en agua de la fuente con el  toque dulce de la panela.
Tiene un paquete en su despensa. Viene de lejos y sin etiquetar, como los verdaderos tesoros. Se lo envió uno de sus puntos  de conexión con otra aldea en el sur de Nueva Guinea, de donde nunca debió salir la caña de azúcar. Fuera de su lugar, esta planta divina fue profanada en nombre de la humanidad y a su costa se creó esclavitud, deforestación y obesidad.
Hace tiempo que su despensa se libró de esos paquetes de azúcar, de harina, de leche y de carne etiquetados y marcados con grandes letras como: Producto No  Natural, Sucedáneo Modificado genéticamente o Alimento Transgénico. Afortunadamente consiguió huir de la ciudad antes de que cayeran los últimos principios éticos y humanos y antes de que cerraran sus puertas dejando a miles de cautivos que ahora la Resistencia intenta guíar.
Por las aldeas del mundo, unidas en red, se pasea alguna vez el demonio de manos de hormigón y perilla que incendia montes y campos. Pero ya saben cómo atajarlo: sólo hay que ignorarlo. Dejarlo que pase de lado. Todos ya lo saben, también los niños. Si alguien lo mira a los ojos sin la suficiente consciencia, cae fulminado por el engaño.
María recoge los huevos de las gallinas en casa de una de sus tres vecinas, Celsa. A cambio ella teje los cuentos que acompañan las tortillas de la cena e invitan al mejor de los sueños.
Cada semana, a dos caminos de su casa, recoge el pan de centeno en la panadería  que regala caricias de aroma a harina cocida por la leña.
Desde el camino se ve a lo lejos la barrera de quienes no vieron la única alternativa. Y a María se le escapa alguna lágrima de compasión.
Ahora prepara el refresco y la salsa de tomate con salvia para los macarrones hechos en otra aldea  del sur. Esta noche hay fiesta porque  es la última clase antes del fin del verano, en la que los niños recordarán su lugar en el espacio.

Microrrelato para Tinta de Calamar

Hoy en Tinta de Calamar de la Cadena Ser me publican un microrrelato muy veraniego de ciencia ficción con el título: Benidorm 2020.

Comienza así:

Las 12. Hora de marchar. Hace tiempo que los aeropuertos han dejado de funcionar. No hay coches circulando porque no hay con qué llenar el depósito. Solo un microbús escapa de Madrid cada noche para llegar al Sur.

Durante una hora y media el microbús se llena de pasajeros, más del doble de su capacidad. En cada asiento, dos personas. Todas en búsqueda, de alguien o de algo.

Es cierto que nada pasa de un día para otro. Que muchas veces se ve venir. Se  va advirtiendo poco a poco. Incluso un dolor de muelas tiene sus avisos. Y primero fueron los deshielos, luego la falta de petróleo y, más tarde, la imposibilidad de aprovechar otras energías porque, cuando se pudo hacer, las grandes compañías lo impidieron, y cuando ya no existían, apenas quedaban recursos para hacerlo.

Y como cuando los órganos de un cuerpo entran en colapso, así se vislumbró la muerte de lo que había sido todo hasta ese momento. Quedaban lejos los momentos de triunfo y revolución, cuando la comida llegó a ser arte. Ahora era la pepita de oro a encontrar entre toneladas de basura. La valiosa mercancía del siempre próspero mercado negro.

El microbús da trompicones. Las carreteras empiezan a entrar en desuso y los boquetes del camino son difíciles de sortear. Los pasajeros soportan mudos los golpes de sus cabezas contra el techo. Nadie habla. El silencio ganó la partida. Hablar de más era quedarse sin abrigo.

Parón en seco. Tras cientos de saltos, baches y golpes, y tras otros tantos cientos de minutos de silencio, el microbús para y abre las puertas. El día empieza a clarear y se ve la silueta del hormigón vertical que fue una ciudad.

Benidorm.

Sus calles están desiertas y apenas las atraviesa alguien rápido y silencioso con un abrigo negro. Los edificios tienen el desarreglo que deja el abandono y nadie puede acertar si queda vida en ellos o no. El tipo del abrigo negro sigue su camino sin mirar a los lados, sin alzar la cabeza. Sabe adónde va.

Son las inacabadas torres In tempo. La ruina va desdibujando su forma de eme y el brillante que las une. El alguien del abrigo negro se pierde en una subida oscura, residual, de peldaños sueltos en escalera.

En el piso 45 se encuentra con otros con abrigo en el que ocultan el dinero con el que pretenden comprar lo que ya nadie encuentra.

Las existencias de la industria alimentaria hacía tiempo que se habían agotado y solo quedaban las que mantenían las manos privadas. Pero la perla la tenía un manco en ese piso 45, tras una puerta en la que se agolpaban más y más abrigos negros que ocultaban la desesperación del dinero que no hay en qué gastar. Daban con la fuerza que podían sobre la puerta hasta que el manco decidía:

—Hoy, agua para dos.

Los elige según le conviene. Y ahora le conviene los que tienen semillas. Señala a uno y a otro. La transacción acaba y el resto calla. Sediento, silencioso y abrasado en la añoranza de tantos litros que ignoraron y que se escaparon en alimentar edificios, industrias, campos de golf, piscinas, plantas de refrescos, de cervezas, de alimentos.

Los abrigos acarician sus bolsillos y descienden cabizbajos por la escalera imposible sin ver que de la casa del manco sale la hoja verde de una planta trepadora de la que quizás vuelva a nacer un tomate.

El cuento en Tinta de Calamar.

El chef ha muerto Tren
Para qué tomar el tren
si ya sabes el destino.

Ama. Microrrelato Yanet Acosta

-¿Qué tal?

-Ahora mismo parezco un ama de casa.

-Siempre lo has sido.

Bernarda

Publicado: 04/03/2013 en Microrrelato y cuentos, Yanet Acosta
Etiquetas:,

De cabeza enCrudo Jacobo Gavira

Vestida de negro, gritó:

-Silencio.

Pistola (microrrelato Yanet Acosta)

En la cola del pan, pidió una pistola.

La lió.

 

 

*En Madrid la barra de pan se conoce como pistola. Según el escritor Miguel Ángel Almodóvar, es el nombre que se le daba a media barra del pan de Viena que introdujo en Madrid el tío de Pío Baroja. Se debe a una traducción del nombre que se usaba en Alemania para este pan, “pistole”.

-Algunos empiezan por el postre.

Continuación de Gato I y II del libro de microrrelatos Media Ración.

Un crujir de hojas secas bajo una carrera. Asoma el rabo.

– Hmm, ¡qué postre!