Después de la distopía, la utopía para Cadena Ser: Celanova 2020 (microrrelato)

Publicado: 22/08/2013 en Media ración, Microrrelato y cuentos, Tinta de Calamar (Cadena Ser)
Etiquetas:,

Este verano en Tinta de Calamar de la Cadena Ser han apostado por la literatura gastronómica. Para mí ha sido un placer aportar ficción a la gastronomía, pues a veces es más esclarecedora que la propia realidad. Aquí está en forma de microrrelato esta utopía gastronómica: Celanova 2020

Celanova 2020 Microrrelato gastronómico

Los primeros rayos de sol aparecen por el Este entre los castaños y atraviesan la ventana del dormitorio. Su energía comienza a calentar las placas que alimentarán el fuego y despertarán el andarín titilar de la luz.
Desde la ventana se ven los brotes de la higuera, los verdes frutos que en un mes madurarán como higos. Las uvas empiezan a aparecer menudas en racimos sobre las hojas de la vid. En el huerto, las vainas de las judías despuntan de su planta trepadora. Todo se prepara para el fin del verano. También María. Esta noche da su última clase a los niños de la aldea. Les preparará un rico plato de pasta y un refresco para festejar. Hierba Luisa y zarzamora infusionada en agua de la fuente con el  toque dulce de la panela.
Tiene un paquete en su despensa. Viene de lejos y sin etiquetar, como los verdaderos tesoros. Se lo envió uno de sus puntos  de conexión con otra aldea en el sur de Nueva Guinea, de donde nunca debió salir la caña de azúcar. Fuera de su lugar, esta planta divina fue profanada en nombre de la humanidad y a su costa se creó esclavitud, deforestación y obesidad.
Hace tiempo que su despensa se libró de esos paquetes de azúcar, de harina, de leche y de carne etiquetados y marcados con grandes letras como: Producto No  Natural, Sucedáneo Modificado genéticamente o Alimento Transgénico. Afortunadamente consiguió huir de la ciudad antes de que cayeran los últimos principios éticos y humanos y antes de que cerraran sus puertas dejando a miles de cautivos que ahora la Resistencia intenta guíar.
Por las aldeas del mundo, unidas en red, se pasea alguna vez el demonio de manos de hormigón y perilla que incendia montes y campos. Pero ya saben cómo atajarlo: sólo hay que ignorarlo. Dejarlo que pase de lado. Todos ya lo saben, también los niños. Si alguien lo mira a los ojos sin la suficiente consciencia, cae fulminado por el engaño.
María recoge los huevos de las gallinas en casa de una de sus tres vecinas, Celsa. A cambio ella teje los cuentos que acompañan las tortillas de la cena e invitan al mejor de los sueños.
Cada semana, a dos caminos de su casa, recoge el pan de centeno en la panadería  que regala caricias de aroma a harina cocida por la leña.
Desde el camino se ve a lo lejos la barrera de quienes no vieron la única alternativa. Y a María se le escapa alguna lágrima de compasión.
Ahora prepara el refresco y la salsa de tomate con salvia para los macarrones hechos en otra aldea  del sur. Esta noche hay fiesta porque  es la última clase antes del fin del verano, en la que los niños recordarán su lugar en el espacio.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s