Archivos de la categoría ‘El Chef ha muerto’

Si hay una imagen literaria de Santa Cruz es la que ofrece su reflejo en los charcos de la lluvia que los miles de turistas jamás se esperan encontrar tras leer los folletos de la isla de Tenerife, la de la eterna primavera. Como tampoco se esperan el frío que hizo en la pasada semana ni la nieve que cubrió el Teide, la montaña de mayor altitud de España y que se encuentra en el centro de esta isla que acogió el festival de novela negra Tu Santa Cruz Noir.  Y es que nuestro paradisíaco archipiélago también es escenario negro. Javier Hernández lo sabe, Alexis Ravelo y José Luis Correa también y desde luego yo lo tengo claro.

En este escenario creado gracias a la asociación Tu Santa Cruz Noir nos encontramos con muchos de los grandes de la novela negra: Carlos Zanón, Toni Hill, Nieves Abarca, Claudio Cerdán (ganador del premio de Novela Negra), Paco Gómez Escribano y Empar Fernández, entre otros.

Una aventura que según el presidente de la Asociación, Jesús Pedreira, a lo mejor no tiene continuidad por falta de financiación. Sea como sea, este año lo gozamos, en negro, lluvioso y frío. En Tu Santa Cruz Noir, que esperamos encuentre pasta aunque sea de crowdfunding para la próxima edición.

Anuncios

Portada epub El Chef ha muerto Las primeras respuestas de la encuesta: ¿Merece ser leído El Chef ha muerto? no se han hecho esperar. El 92 por ciento dice que sí y aquí están algunos de sus motivos, mucho más interesantes e importantes para un escritor que el de cualquier periodista, porque escribimos para los lectores.

Es fantástico porque si lo que gusta es la intriga ésta la tiene desde la primera página, segundo porque permite conocer como se cuecen las habas en el mundo de la hostelería, tercero porque es un placer ir relamiendo cada uno de los platos con los que la autora titula cada capítulo, cuarto porque los personajes, y el principal sobre todo, no dejará indiferente a nadie o lo amas o lo odias, por lo que animo a comprobarlo y quinto porque se ha escrito con el más estricto conocimiento sobre el tema y doy fe de ello. Porque Yanet tiene ese “algo” que te atrae a leer y saber todo de ella. Es un libro distinto, una historia apetitosamente entretenida. Es entretenida, divierte, tiene intriga, hay personajes y situaciones lo suficientemente interesantes,está bien escrita. Es un libro que me parece divertido, me encantan los nombres de los capítulos, ya que son muy ocurrentes y sobre todo es un libro ingenioso, con un pequeño toque erótico que me atrae bastante. Ven Cabreira merece una primera oportunidad, cuando se le da, viene para quedarse……

Algunos lectores no lo han leído, pero me dejan sus promesas:

Por ese tono tan divertido y castizo que te caracteriza en tus posts me lo apunto para comprarlo y leerlo ( aunque mi pila de libros en lista de espera es alta … Si me guardáis el secreto…. Creo que accidentalmente se derrumbará misteriosamente y pondré tu libro el primero… ¡Prometo que parecerá un accidente, fruto de un tropiezo casual y fatídico!)

Y otros animan a seguir diciendo:

Lo bueno de las críticas es que sean malas o buenas, se está hablando de ti. Sigue escribiendo novelas, me gustas como escritora.

Gracias a todos por compartir la libertad que nos da la escritura y la lectura porque es ella la que nos hace valientes para darle la vuelta desde la ironía a cualquiera de los muchos obstáculos que se nos ponen por delante. Señores, El chef ha muerto y pronto tendrán con ustedes dos nuevos libros más de esta autora: Noches sin sexo, un libro de relatos ilustrados, y No hay trabajo bueno, un western negro con mucho sexo.

Plato de jamón virtual por contestar a esta encuesta ;)

Plato de jamón virtual por contestar a esta encuesta 😉

Ayer me desperté con la sorpresa con una nueva crítica a “El chef ha muerto”, la novela de Ven Cabreira. Y durante este tiempo las críticas han sido muchas y distintas pero ninguna tan “tierna” y “despiadada”. Se trata de una escrita no por un desconocido, sino, todo lo contrario, por un primo segundo mío y publicada en El Día de Tenerife.  Lo divertido del asunto es que mi primo Carlos admite desde el primer párrafo que no ha leído el libro.

Así que veamos si hay quórum popular para animarlo a que la próxima vez intente ir más allá del prólogo.

¡Gracias a mis alumnos del Máster de Márketing Digital que me han inspirado para hacer este post! Veremos si salimos vivos de él.

(Y para quienes no hayan visto la novela se puede comprar por 2,68 euros en Amazon y por 12 euros en papel en Casa del Libro de toda España y en Souvenir Plaza de la Pila en Garachico, que es de otro primo mío, que la pena es que  no escribe en prensa)

Libera Libros Lavapiés

El sábado El chef ha muerto participó en la jornada organizada por la Agenda Magenta en Lavapiés (Madrid) con una charla sobre cómo aparece la gastronomía en la literatura, sobre todo en la novela negra (Artículo completo sobre Literatura y gastronomía en The Foodie Studies).

La gente que se reunió en El Dinosaurio para escuchar la charla me comentó luego que había alucinado porque, normalmente siempre se espera que la cocina aparezca en las novelas en forma de recetas o porque el personaje come algo, pero no habían caído en la cuenta de que la mayor parte de las veces el autor lo utiliza para dar sentido a una acción o a un personaje. En otras ocasiones identifica estados de ánimo, refleja una sociedad o hace de contrapunto de un hecho violento.

También hay novelas centradas en el mundo de la gastronomía, como El chef ha muerto, o que tienen mucho de gastronomía, como Los años del coma.

Y después del tema, al tema, porque en El Dinosaurio todos sus platos tienen nombres de novela. Yo me quedo con una mousse de foie gras y hongos con huevo frito, que es la esencia de la mezcla de la alta cocina y la cocina popular, como lo es El chef ha muerto.

Libera libro lavapiés

Este sábado, 22 de junio de 2013, a las 21.30 en el bar El Dinosaurio de Madrid (C/Lavapiés, 8), hablaremos de la literatura negra gastronómica. Leeremos algunos “momentos festín” de novelas y microrrelatos inspirados en la gastronomía. Comeremos El chef ha muerto y beberemos los vinos, cervezas y gin tonics de Los años del coma.

Todo para festejar Libera Libros Lavapiés, una actividad de Magenta para el más castizo de los barrios, el de mayor mezcla cultural y en el que más bohemios y escritores de buen comer y poco presupuesto se están concentrando en los últimos años.

NNegra en Arona (Tenerife)El próximo 15 de mayo de 2013 el escritor Alexis Ravelo presentará en el festival de novela negra NNegra en Arona (Tenerife) la novela El Chef ha muerto en el Centro Cultural de Los Cristianos a las 18.30 horas.

Este año, NNegra está dedicado al papel de la mujer a lo largo de la historia de la novela negra y a las escritoras que trabajan el género. Y, para ello, han contado con la presencia de la escritora Susana Hernández, que acaba de publicar Contra las cuerdas, y con la autora nórdica Mari Jungstedt.

Para mí es un auténtico lujo estar en mi tierra con estas dos grandes del género, con las que compartiré una mesa redonda el 17 de mayo titulada “Algo más que fatal” en la que descuartizaremos obras clásicas y modernas, editoriales y autores. Porque hay más que rubias fatales.

Siempre hace ilusión que El chef ha muerto guste, pero si además está recomendada por Alberto Chicote, pues más. Al ser preguntado por la revista FHM, Chicote dice que sus libros favoritos inspirados en la cocina son Lo que hemos comido de Josep Pla y El chef ha muerto de Yanet Acosta. Un honor.

Alberto Chicote recomienda El chef ha muerto

El chef ha muerto Tren
Para qué tomar el tren
si ya sabes el destino.

Portada epub El Chef ha muerto

Esto es algo de lo que le pasa a Lucy Belda, la periodista gastronómica de El chef ha muerto:

 

Lucy lleva horas en la cama. Siente un deseo irrefrenable de fumar, de autodestruirse, de desaparecer. Necesita hablar de esto, contárselo a alguien. Coge su móvil entre las manos. Repasa su libreta de contactos. Uno tras otro. Periodistas, cocineros, blogueros, compañeros de trabajo, ex-compañeros de trabajo, ex-compañeros de estudios, ex-compañeros de clase de inglés, jefes de prensa, ligues de uno o dos días, su antiguo profesor de francés, su madre y su ex-novio. Vuelve a repasar la agenda repleta de ex-contactos. No tiene a quién llamar.

 

Sigue leyendo.

Un fragmento de la novela El chef ha muerto en el que el detective Ven Cabreira lee las etiquetas de los envases de un refresco y un paquete de cacahuetes:

Aditivos adictivos

Hoy es él quien prefiere ser creativo y se compone su propio menú: unos cacahuetes y un refresco light. “Si se come poco se engorda poco”, concluye. Se ha propuesto adelgazar y volver a hacer footing, como cuando estaba en Nueva York. Esto le recuerda que tiene que comprarse ya otros zapatos. A lo mejor encuentra en cualquier zapatería de Burdeos una oferta de zapatillas y zapatos para ejecutivos, dos por uno. Ahora, con la crisis, no les queda otra que ir andando a la oficina.

La azafata le entrega el paquete de cacahuetes y el refresco.

—Que lo disfrute, señor.

Ven pinta una mueca bajo el bigote. No se le ocurre cómo podría disfrutar de nada que se ingiera si no sabe como sabe. Baja la mirada y se entretiene leyendo el listado de ingredientes del paquete de cacahuetes: sorbitol (uno de los supuestos laxantes según Sofriti), almidón modificado de patata (un transgénico, advierte la guía del italiano) y con el resto ya se pierde: goma arábica, harina de arroz, extracto de levadura, levadura en polvo, azúcar caramelizado, dextrosa, aroma (sin especificar), especias (tampoco se especifica cuales), cebolla en polvo (¿para qué necesitan unos cacahuetes esto?), sal y cacahuetes. Por suerte, también cacahuetes.

El bigote de Ven se alza buscando la nariz. Sigue leyendo. El paquete está lleno de mensajes: “Hemos seleccionado frutos secos de excelente calidad y los hemos tostado al horno sin una gota de aceite para que queden así de sabrosos y especiales”. En el paquete también lee: “El consumo recomendado de frutos secos dentro de un estilo de vida saludable es de entre tres y siete porciones de 30 gramos por semana”. Y como eslogan: “¿Y hoy has sonreído?”.

El bigote de Ven regresa a su sitio natural. Sus ojos se fijan en la lata de refresco. Da un sorbo largo y se echa a la boca un puñado de los cacahuetes al horno. Intenta evitarlo, pero no puede. Se pone a leer también los ingredientes de lo que bebe: “agua carbonatada, colorante E-150d, edulcorantes E-952, E-950 y E-951, acidulante E-338, aromas (incluyendo cafeína) y corrector de acidez  E-331. Contiene una fuente de fenilalanina”. Y el previsible consejo: “Es recomendable seguir una dieta variada, moderada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable”.

Definitivamente, siguiendo los mensajes de los envases, su dieta de fabada y whisky la podría cambiar por refresco y cacahuetes. Lo piensa un momento y llega a la conclusión de que del whisky no puede prescindir. Es su medicina. Ven llama a la azafata y le pide un White Horse de postre antes de aterrizar.

Lee la novela en Amazon.