Posts etiquetados ‘susana hernández’

Noches sin sexo Yanet Acosta Barcelona

El próximo miércoles 11 de abril en la librería Pequod de Barcelona, la escritora Susana Hernández presentará mi último libro: Noches sin sexo.

El libro está compuesto por cuarenta y tres piezas entre las que se combinan relatos breves con microrrelatos, muchos de ellos brevísimos, para describir de forma directa e intensa las reacciones irracionales, anómalas e incluso violentas de unos personajes condenados a sus propias pesadillas.

Mujeres, hombres y niños recurren a la destrucción, la propia y la ajena, como única forma de canalizar su soledad, frustraciones, miedos o deseos no consumados.

Los cuentos de Noches sin sexo apelan a los sentimientos y a los sentidos, estableciéndose entre éstos un límite sutil y prácticamente inapreciable. Así, el amor, el desamor, el miedo, la frustración o el deseo se mezcla con los olores, sabores, texturas y sonidos para conformar un universo cercano a lo onírico, en el que también tiene cabida el sentido del humor y la ironía.
Complementan los cuentos las bellas ilustraciones a dos colores de Ariadna Acosta, ofreciendo a los lectores su sugerente punto de vista o contrapunto a este universo trágico y visceral.

 

NNegra en Arona (Tenerife)El próximo 15 de mayo de 2013 el escritor Alexis Ravelo presentará en el festival de novela negra NNegra en Arona (Tenerife) la novela El Chef ha muerto en el Centro Cultural de Los Cristianos a las 18.30 horas.

Este año, NNegra está dedicado al papel de la mujer a lo largo de la historia de la novela negra y a las escritoras que trabajan el género. Y, para ello, han contado con la presencia de la escritora Susana Hernández, que acaba de publicar Contra las cuerdas, y con la autora nórdica Mari Jungstedt.

Para mí es un auténtico lujo estar en mi tierra con estas dos grandes del género, con las que compartiré una mesa redonda el 17 de mayo titulada “Algo más que fatal” en la que descuartizaremos obras clásicas y modernas, editoriales y autores. Porque hay más que rubias fatales.