Zarajos de escritora en las Casas Ahorcadas de Cuenca

Publicado: 03/12/2011 en El Chef ha muerto, Literatura y gastronomía

Intenté ocultarlo, pero fue imposible. No dejaba de mover la pluma entre los dedos. Me descubrieron: era una escritora que se enfrentaba por primera vez a un club de lectura.

A la puerta del salón de la biblioteca de Cuenca, donde se reúne el club de Las Casas Ahorcadas, en lugar del cartel anunciador había un menú del día. Empecé a tragar con dificultad una bola de saliva pegajosa. Aquí me destripan.

Una treintena de lectores, de los que el 90 por ciento se había leído El Chef ha muerto, estaban frente a la escritora.

En el cara a cara con el lector, no hay escapatoria, pero sí sorpresa.

Una primera crítica al uso de una magnum como arma.

Y después de la de cal, la de arena.

“¡Vaya frase la de Ven Cabrerira, el investigador privado!: El pasado es el futuro, por eso hay que cambiarlo desde el presente”.

“Me quedo con la parte de Venecia. Acabo de estar allí y es igual lo que cuenta”.

“Cómo me gustaron las recetas del cuaderno de tapas azules”.

“Es delicioso el momento en el que Ven descubre las teclas más usadas del ordenador, por favor, que alguien lo lea…Y esa parte en la que hablas de la fabada, es para hacerte hija pródiga de Asturias”.

“¡Qué atractivo Ven Cabreira!”.

“De eso nada”.

“Es una novela muy universal. Con personajes que pueden estar en cualquier sitio. Hace global lo local”.

“Los personajes secundarios son tan importantes como los protagonistas. Sin ellos no habría novela”.

“Usas la mentira para decir verdades”.

“Cómo me gustó el plato de la lágrima, esos crujientes”.

Y seguimos hablando, hablando…

Y, en un momento, el presentador Sergio Vera enfoca por intuición con el cuchillo recién afilado y da a matar:

-Y ahora dinos cinco platos típicos de Cuenca.

-Morteruelo, ajoarriero, gazpacho manchego… sepia del Júcar… y zarajos de escritora….

Anuncios
comentarios
  1. raquel dice:

    Me encantó tu intervención y sigo insistiendo: Ven Cabreira no es atractivo…Un hombre que se llama Venancio (y encima con bigote) y que se alimenta a base de fabadas no es atractivo d eningun modo jejejejej

  2. Yanet Acosta dice:

    Gracias Raquel. Y ¿qué hay de la belleza interior? 🙂

  3. raquel dice:

    Tampoco tenía demasiada pero bueno… Es uno de esos personajes que son arrebatadoramente carismaticos para el lector precisamente por carecer de carisma dentro del libro. A pesar de todo me cae genial el bueno de Ven.

  4. Yanet Acosta dice:

    jaja, Raquel! Lectora severa, ¡así me gusta!

  5. herminda dice:

    hola,yanet,me gusta Ven con todos sus bulgarismos de ahi su originalidad,y ni que decir de su belleza interior,de su inteligencia,para mi es un bellezon de a pie y mas.no soy original pero este libro que se lee tan facil valla tela de armoniosa descripcion de nuestros dias,^^paisajes,gentes,y ese crugiente……………………………ummm¡

  6. […] que se olviden los cuchillos, y no termine en zarajos como la última vez… Advertisement GA_googleAddAttr("AdOpt", "1"); […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s