El baile de los penitentes de Paco Bescós

Conocí a Paco Bescós en la cola de una librería esperando para pagar. Me dijo que era escritor y que su novela (El baile de los penitentes) estaba inspirada en Calahorra, una población riojana entre urbana y rural. Así que antes de pagar cogí también su novela, porque la ambientación rural para el noir me encanta. Y flipé con la descripción que hace del juego de los borregos que se celebra en dos casinos solo las noches de jueves y viernes santo en esta ciudad de La Rioja conocida por su buena verdura. Allí casi nadie gana, pero todo el mundo pierde.

A través de la novela, Paco nos va metiendo esa sensación en el cuerpo. Para ello utiliza imágenes en las que nos presenta a una familia empobrecida con padre ex-alcohólico y adolescente peligrosa en la que la madre ofrece a mediodía unas judías verdes, que aunque el escritor no las describe las siento excesivamente cocidas, con hilachas y algo frías.

Por contra, en el hogar de la teniente de la Guardia Civil, Lucía Utrera, huele nada más entrar a una deliciosa menestra de verduras hecha con esmero por su marido, un francés complaciente, que atiende a sus dos hijos y lee mientras ella se bate en el Cuerpo.

Esa menestra, que el autor tampoco describe, la imagino con cuatro o cinco verduras (acelga, guisante, alcachofa, espárrago y zanahoria), cocidas cada una de ellas por separado, en su punto. Unidas todas por una salsa ligeramente untuosa y sabrosa y salpicada con pequeños trozos de jamón crujiente.

Y es que cuando un escritor te pone en ambiente tu imaginación vuele incluso más allá de las descripciones y que te saltes algunas de ellas porque esa imagen ya la has visto más de una vez. Esto otro ocurre cuando habla de un concurrido restaurante de la ciudad:

Un restaurante con remates en madera de pino. Una ebullición de camareros entra y sale con un número insólito de platos sobre millones de antebrazos. Cochinillo. Cordero. Zancarrón. Bacalao. El movimiento se produce a tal velocidad que mezcla los sabores. Los aromas conviven despertando la necesidad en las bocas.
En definitiva, El baile de los penitentes es una muy buena opción para ambientar la Semana Santa. Y, también, la menestra de verduras. Por mis manías personales no pongo ni zanahoria ni jamón. Me gusta que todo sepa verde, así que la elaboro con alcachofa fresca, espárragos frescos, acelgas (hojas y pencas) y guisantes frescos. Por ello, el momento de hacerla es en primavera, para poder tener todas estas verduras en el mercado. Hay que cocer cada una de ellas por separado (en el caso de las acelgas, las hojas por un lado y las pencas por otro) para que tengan su adecuado punto de cocción. Después se elabora una salsa ligera con mantequilla, cebolla cortada finamente y ajo y un poco de harina de garbanzos a la que se le añade el agua de la cocción de una de las verduras. Por encima, perejil picado espolvoreado. Y ya está.
¡Feliz descanso para Semana Santa!

Si hay una imagen literaria de Santa Cruz es la que ofrece su reflejo en los charcos de la lluvia que los miles de turistas jamás se esperan encontrar tras leer los folletos de la isla de Tenerife, la de la eterna primavera. Como tampoco se esperan el frío que hizo en la pasada semana ni la nieve que cubrió el Teide, la montaña de mayor altitud de España y que se encuentra en el centro de esta isla que acogió el festival de novela negra Tu Santa Cruz Noir.  Y es que nuestro paradisíaco archipiélago también es escenario negro. Javier Hernández lo sabe, Alexis Ravelo y José Luis Correa también y desde luego yo lo tengo claro.

En este escenario creado gracias a la asociación Tu Santa Cruz Noir nos encontramos con muchos de los grandes de la novela negra: Carlos Zanón, Toni Hill, Nieves Abarca, Claudio Cerdán (ganador del premio de Novela Negra), Paco Gómez Escribano y Empar Fernández, entre otros.

Una aventura que según el presidente de la Asociación, Jesús Pedreira, a lo mejor no tiene continuidad por falta de financiación. Sea como sea, este año lo gozamos, en negro, lluvioso y frío. En Tu Santa Cruz Noir, que esperamos encuentre pasta aunque sea de crowdfunding para la próxima edición.

No hay trabajo bueno portada Sensual Collection

Esta semana se cumple el aniversario del incendio en Madrid del edificio Windsor. Un incendio en el que no hay culpables para la ley, solo supervivientes. En este episodio se inspira la novela No hay trabajo bueno, publicada en 2013 por Pu-l-so en una colección de venta exclusiva con periódicos. La promoción acabó y la empresa cerró.

Durante estos meses se vendieron más de 3.000 ejemplares junto a diferentes periódicos. Ahora, el libro se puede encontrar en edición digital en Amazon y a través de Manuscritics, una plataforma de lectores y editores, busca ser publicado en papel. Así que ojalá encuentre editor una historia que sigue tan vigente como el misterio que rodea este suceso.

Revisar las cocinas clásicas no es nada nuevo. Lo hacen los chefs desde siempre, porque la actualizan y la ponen a tono con la sociedad de cada momento. En el Hotel Intercontinental, el chef José Luque ha dado un paso en ese sentido poniendo al servicio de sus clientes una cocina más actual y desenfadada. Cierto que es un Hotel que parece tener una clientela muy fiel de hace décadas, pero entre sus mesas también hay muchos viajeros solitarios de todas las edades y alguna pareja que otra pareja de celebración.

Luque ha apostado por la revisión de varios platos típicos como el bocata de calamares, el cocido madrileño o las patatas bravas. Las revisiones de estas recetas las ha hecho desde la fusión con productos orientales, como el caso del bocadillo de calamares en el que el pan es un dim sum, mientras que otras las ha hecho desde la cocina de vanguardia, como el cocido que sirve como salsa de un bacalao.

Sin embargo, de sus propuestas, la más seductora es la que corresponde a una receta familiar olvidada que él recupera. Se trata de una ensalada de toda la vida en la que el ingrediente protagonista es una conserva de carne, que Luque elabora cuidadosamente recordando los pasos que seguía su abuelo.

La gran diferencia es que en la época de su abuelo se tomaba hecha con cualquier carne (incluso de gato) durante la dura posguerra española, mientras que ahora es un lujo delicado hecho con la mejor pieza de carne que se toma en el restaurante del Jardín del Intercontinental. Una delicia que merece la pena homenajear y probar.

Festival Archigula Literatura y Gastronomía El chef ha muerto

“Maruja Torres, Manuel Vázquez Montalbán (MVM) y Terenci Moix eran el trío inseparable”, me cuenta el periodista Antonio Castillejo  mientras comemos unos Ssam coreanos de chicharrón dominicano en Salsa Diablo en Madrid. De los tres escritores, solo queda Maruja para recordar los pensamientos y vivencias juntos. En esta ocasión, las memorias que le traen uno de los míticos y queridos autores de la novela negra, MVM. La última cena que les preparó Manolo antes de irse a aquel viaje en el que se encontró con la muerte y de cómo le acompañó durante su vida su alter ego Carvalho. Castillejo organiza para APunto Librería el primer festival en el que se unen literatura y gastronomía. Un autor habla de cocina en la literatura y un cocinero cocina lo que habla.

A las seis de la tarde estaré mañana en APunto, esperando nutrirme no solo de los alimentos que pasarán por las manos de Sacha, sino de los recuerdos de Maruja Torres y de las nuevas historias de novela negra gastronómica de Xabier Gutierrez que este mes presenta  su novela “El aroma del crimen”.

El programa completo lo podéis consultar aquí, pero les adelanto que entras escritoras estarán Carmen Posadas, Almudena Grandes y Dolores Redondo, y entre otros cocineros, Abraham García (un chef literario donde los haya), Jesús Almagro y Unai Camba.

¡A saborear la literatura! Enhorabuena a las ideólogas de este invento gastroliterario, las periodistas Sara Cucala y Ana Lorente.

La puerta de Negra y Criminal. BCNegra. Foto:  Laura Muñoz Hermida

La puerta de Negra y Criminal. BCNegra. Foto: Laura Muñoz Hermida

Como cada año, el centro neurálgico de la gran reunión que es BCNegra es la librería Negra y Criminal. Y el día clave, el sábado. El pasado, 31 de enero, aquello era un hervidero. Yo llegué con ganas de escuchar al último Dashiell Hammett, el grancanario Alexis Ravelo, pero la presentación de su libro “Las flores no sangran” había sido exprés, como el secuestro que se planea en su libro.

Muchos escritores tomaban sus asientos para firmar. Solo una estaba en el interior de la librería, Anne Perry. Estaba acatarrada y prefirió huir del frío con un caldito de Montse Clavé, la librera de Negra y Criminal, y sentarse en mesa y silla de madera. Recibía a la gente con sonrisa perfilada, en paz. Daba la sensación de que había estado allí toda la vida.

El resto de autores se movían de un sitio a otro. Saludaban, se tomaban fotos, entraban y salían de sus lugares asignados en la calle de la Sal para firmar. Cristina Fallarás llegó con su hija Pepa y allí estaba yo, con mi hija de cuatro meses, Lúa.

Muchos lectores, sobre todo lectoras, compraban sus ejemplares y pululaban entre los autores, dentro y fuera de la librería. Paco Camarasa se movía saludando y presentando a unos y a otros, haciendo de buen anfitrión. En un momento se quedó mirando y exclamó: ¡Pero si hay más agentes literarios que autores!

No obstante, también había algunos editores. Entre ellos, Carlos Pujol, nuevo en AlRevés, quien justo después de presentarnos, me preguntó: ¿Pero dónde están las mujeres escritoras?

Desde ese momento me quedé pensando dónde estamos las autoras. En las fotos de las reuniones de escritores del género siempre aparecen tíos. Todos buenísimos (escritores, digo), pero no es fácil encontrar mujeres, aunque cada vez se vayan viendo algunas más. Entonces me observo para ver si puedo contestar la pregunta.

En 2011 publicaron mi primera novela, El chef ha muerto. En 2013, la segunda, No hay trabajo bueno. En 2014, la antología de relatos Noches sin sexo. A esto hay que sumar varios centenares de páginas más que me fueron encargando editoriales y universidades (El Mundo del Vino de Larousse, 2013; Correr, cocinar y ser feliz, 2014, que acaba de ser premiada con el Gourmand Cookbook Award) , así como artículos, ponencias y clases.

En ese periodo, sin embargo, pude haber escrito más literatura. Estoy segura. Pero la prioridad fue otra. Meter mano a lo que fuera, cual pescadera, manchándolas hasta los codos.

Y, pese a todo, aquí estamos. Con la ilusión de poder encontrar en la próxima BCNegra alguna esquina en la calle de la Sal donde poder compartir algo nuevo, con muchos y muchas más del género.

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Hemos comenzado el año presentando Noches sin sexo en Tenerife. Ha sido una gozada llevar estos relatos a la tierra en la que están ambientados en gran medida.

Durante la presentación el periodista Eduardo García Rojas destacó relatos como El batido de chocolate, un relato inspirado en las medianías de Garachico en Tenerife durante la Guerra Civil y de otros cuentos como Besos de sal, inspirado en el incendio terrible de Fuencaliente en La Palma.

No obstante, el periodista resaltó la narración del cuento que abre esta antología, Ambi Pur Limón. Un thriller psicológico dentro de un taxi, que bien podría ser protagonizado por cualquiera de nosotros.

La presentación tuvo una muy buena acogida y tuve oportunidad de saludar a amigos y compañeros.

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Para quienes quieran ampliar más, pueden consultar la crónica escrita por Sergio Lojendio para El Día, o visualizar el informativo de la Televisión Canaria en el minuto 25.28.

Para todos aquellos que quieran adquirir el libro en Tenerife, pueden comprarlo en Librería de Mujeres en Santa Cruz, pero también pueden encargarlo en cualquier librería. La distribuidora del libro Noches sin sexo para Canarias es Maidhisa.  Y si lo prefieren se pueden poner en contacto con la editorial Adeshoras.

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Presentación de Noches sin sexo en Tenerife

Noches sin sexo en el informativo de la Televisión Canaria. Minuto 25.28

Yanet Acosta:

Aquí la crónica del periódico tinerfeño El Día, sobre Noches sin sexo, mi último libro de relatos.

Originalmente publicado en GARACHICO:

Con ilustraciones “a dos colores” surgidas de la mano y la inspiración de su hermana Ariadna, la periodista, escritora y docente Yanet Acosta, natural de Garachico, presentaba su último trabajo literario, un libro en clave de relato.

1420594025921kCon ilustraciones “a dos colores”, inspiradas por la mano y la imaginación de su hermana Ariadna, la periodista, escritora y docente Yanet Acosta (Garachico, 1975) entregaba el pasado sábado en la Librería de Mujeres, con el periodista y crítico literario Eduardo García Rojas ejerciendo como presentador, su último trabajo literario, “Noches sin sexo”, un conjunto de algo más de cuarenta relatos y microrrelatos donde a la vuelta de cada línea acechan el miedo, la pasión y el regusto por la gastronomía.

De la obra, agrupada en 104 páginas, la autora explica que “se trata de historias cotidianas presentadas con el añadido de un halo de inquietud y envueltas en un ambiente ciertamente algo…

Ver original 345 palabras más

Alfredo Menéndez y Yanet Acosta en Las Mañanas de RNE. Cena negrocriminal de fin de año. El chef ha muerto

Alfredo Menéndez y Yanet Acosta en Las Mañanas de RNE. Cena negrocriminal de fin de año. El chef ha muerto

El periodista Javier Manzano me ha invitado hoy a preparar una cena para celebrar este fin de año criminal en Las Crónicas del Vértigo de Las Mañanas de RNE y este es el menú que he propuesto:
Comienzo de aperitivo con un Singapur Sling, un cóctel que se elabora con 6 partes de ginebra, 2 partes de brandy de frambuesa, 2 partes de zumo natural de limón, 1 cucharada de granadina y soda. Es el que tomaba Carvalho en los Pájaros sobre Bangkok. Esa es mi novela favorita de MVM porque es un ida y vuelta entre Tailandia y España. Además, el cóctel es una de las piezas fundamentales de la novela negra y de cualquier gran cena que se precie.
Después tomaría como entrante una tapa inspirada en Fatal de Manchette de salchicha acompañada de chucrut y champán, mucho champán. Es la bebida más festiva y, sobre todo, los grandes gourmets saben que se debe beber durante toda la comida y no solo al final para brindar. Las mejores asesinas también lo saben.
Continuaría con una pasta como primer plato. Unos deliciosos espaguetis con erizos de mar, made in Salvo Montalbano en La forma del agua de Camilleri.
Y de plato fuerte es inevitable una hamburguesa, y es que es lo que más aparece en novelas negras grandes como El largo adiós de Chandler. También es el plato que cena Guy con un extraño en Extraños en un tren de Patricia Highsmith.
De postre, elijo unos melocotones en almíbar con helado, recordando una novela brutal “Todos muertos” de Chester Himes. Además, ese fue el último plato que sirvió elBulli en su despedida como homenaje a Escoffier y su melocotón melba y que el resto de los mortales lo tomamos con flan y es ni más ni menos que un pijama.
Para acabar un ” café fuerte, amargo, ardiente, cruel, depravado” como diría Marlowe, para pasar al más seco de los sueños húmedos de Ven Cabreira, un White Horse sin hielo y un tabaco puro de La Palma.
Y aquí está la cena negrocriminal que les propongo para acabar el año. Alejen los cuchillos o acérquenlos, depende.

CARTEL NOCHES SIN SEXO_TENERIFE_baja El libro de microrrelatos de Yanet Acosta, Noches sin sexo, ilustrado por Ariadna Acosta, será presentado por el periodista Eduardo García Rojas el próximo día 3 de enero de 2015 a las 12.30 en la Librería de Mujeres en la calle Sabino Berthelot, 42 en Santa Cruz de Tenerife. La mejor manera de comenzar el año 2015 es llevar este libro a Tenerife y presentarlo en la tierra que tiene como escenario varios de estos relatos. Uno de ellos, “El batido de chocolate” está inspirado en el papel de la mujer durante la soterrada guerra civil que se vivió en Tenerife, especialmente en la zona más rural. Este cuento fue elegido por la editorial polaca Biuro Literackie para incluirlo en una antología de cuentos sobre la mujer en España, en el que participan escritoras como Rosa Montero, Laura Freixas o Almudena Grandes. Para ello contaremos con la presentación del periodista y crítico literario Eduardo García Rojas, quien ha recordado que:

Como ya sucediera en El chef ha muerto, la gastronomía, los sabores y el olor ocupan un importante espacio en algunos de los cuentos que presenta este libro. Un libro que pese a las tragedias de la vida vulgar no renuncia a una sutil ironía que refuerzan unas sencillas pero potentísimas ilustraciones a dos colores de Ariadna Acosta.

El sábado 3 de enero les esperamos a las 12.30, la hora del aperitivo madrileño, pero en Santa Cruz de Tenerife con sol radiante y un vinito para compartir estas Noches sin sexo.